Sociedad Virtual

Mujer viajó por el mundo, ¿con su baño?

Las redes sociales han permitido que los viajes en el tiempo y espacio como lo hizo Marty McFly en la película Volver al Futuro sean una realidad, pero no como lo imaginamos con autos voladores y científicos locos. La nueva máquina del tiempo son las redes sociales que mostraron cómo una mujer viajó por el mundo con su baño…o más bien eso quería que pensaran sus seguidores.

 

La necesidad de aprobación y el miedo a estar fuera o ser olvidado (FOMO: fear of missing out) han vuelto locos a muchos de los usuarios que ahora no buscan ser exitosos y tener sus propios méritos en la vida profesional o escolar, sino la búsqueda infinita de likes y views.

¿La mujer viajó por el mundo?

Hace unos días una mujer que viajó por el mundo con su baño se volvió viral. En realidad no viajó con su baño sino que publicó diferentes fotos en Instagram con la etiqueta de lugares como Dubai, México y Boston, entre otros. Si eres usuario de Instagram, sabrás que este tipo de etiquetas funcionan con un geoloalizador para postear el lugar en el que te encuentras, aunque es posible que tú mismo cambies la ubicación de la foto a pesar de que no estés en China, por ejemplo.

La mujer resultó ser una exconcursante de Miss Venezuela y se llama Daniela López. Aunque después de ser sumamente criticada en redes sociales, dijo que sólo utilizaba las etiquetas de ubicación para recibir likes  de diferentes lugares, lo que genera una mayor interacción.

¿Por qué nos importa reflexionar?

Como expertos en redes sociales, el fenómeno de FOMO es muy interesante ya que refleja el comportamiento de una sociedad ansiosa por contenido sin importar la calidad mientras sea nuevo y rápido, así como actores que esperan encajar y dar más a sus seguidores sin cuidar los detalles.

La velocidad con la que viaja el contenido a través de redes sociales provoca que no haya mucha revisión de los detalles, puede ser que el caso de Daniela López suene absurdo, pero es un pequeño ejemplo del trabajo de investigación que se realiza todos los días en redes sociales, desde una persona que comparte un contenido sin revisar varias fuentes, hasta la propia fuente que no alcanza a confirmar la información en pocos segundos como le gustaría a las audiencias que fuera.

Daniela López expone también una parte muy criticada del uso de medios sociales en la que lo usuarios que pelean por tener el mayor número de likes pueden manipular una simple imagen. Si una persona quiere hacerte creer que está en Dubai cuando está en su departamento en una colonia promedio de tu localidad, por qué vas a creer que tiene el pelo, el cuerpo o el maquillaje que se presenta.

La necesidad de aprobación se nota en las publicaciones de este tipo, la misma que hemos tenido generación tras generación, pero que antes se reducía a tu círculo nuclear o a lo mucho laboral, ahora lleva a muchas personas a tener la necesidad de que una masa en internet juzgue. La gravedad de estas prácticas es que dañan el autoestima de millones de personas que siguen a los influencers más famosos o sus propios amigos idealizándolos, imaginando una vida perfecta que sólo existe en lo digital.

La mujer que viajó por el mundo, en su imaginación, pone sobre la mesa los complejos de muchos usuarios por encajar, haciendo a un lado una realidad en la que la tecnología y alcance podrían generar grandes cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *