Marketing Político

Los precandidatos en redes sociales, ¿falsa humildad?

Empezaron las precampañas en redes sociales camino a las elecciones presidenciales del 2018 en México y la austeridad en sus mensajes, no de contenido (según dicen) sino de sus acciones como las de cualquier ciudadano, ¿falsa humildad de los precandidatos en redes sociales?

Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y los independientes, Margarita Zavala y El Bronco han reforzado su “precampaña” (que es más el inicio de una larga campaña) con redes sociales, el arma que podrá conseguirles algunos votos extra y uno de los puntos más fuertes en cada uno es la humildad, la visión de un candidato más cercano a la gente y lejano a los viejos políticos corruptos.

¿Los precandidatos en redes sociaes tienen falsa humildad?

En México no es nuevo que los candidatos a cualquier puesto público quieran conectar con la gente apuntando a esos actos humildes en los que los políticos abrazan a una viejita, besan a los niños y se meten a comunidades pobres para sentir esa “cercanía” con la población.
Lamento desmentir tu ilusión, querido lector, en la que pensaste que el primer viaje en metro de López Obrador y su departamento de interés social eran parte de su vida diaria. La humildad de los candidatos es vieja, es una fórmula muy exitosa de comunicación en la que se intenta decir que el candidato es austero, no va a robar, es un simple ciudadano como tú y como yo, pero en el marketing político funciona.
Los actos “ocasionales” se empiezan a ver “de casualidad” y las redes sociales son el medio perfecto para llegar a muchos corazones ansiosos por un candidato que no sea como los dinosaurios que han movido al país a través del tiempo. En estas elecciones el papel de los medios sociales será esencial para conectar con la generación que vota por primera vez, los más conectados con los medios digitales y ¿a quién no le gusta pensar en un político que se siente en la silla presidencial pero que compre en la misma tienda que tú, use el transporte que tú usas o tenga una familia tan linda como la tuya?
Aquí algunos ejemplos de los tres precandidatos más fuertes que dejan ver los primeros destellos de la estrategia de comunicación de los precandidatos en redes sociales para llegar a Los Pinos este año. ¿Les crees?

José Antonio Meade

Buscando en su Twitter podemos ver a los típicos viejitos, los niños, mensajes de amor y paz para los mexicanos, odio a los traidores corruptos (jajaja) y viajes dentro de la República, pero hay algunos elementos esenciales pero que deben estar un poquito más escondidos en la campaña.

A los mexicanos nos gusta la familia, la buena esposa debe estar en sus actos públicos pero discreta porque es un hombre de familia, por lo que en sus spots de televisión y en redes sociales “la señora de Meade” estará más que presente, ya sea haciendo el super o vestida con trajes típicos mexicanos.

La humildad de Meade va desde llamar traidores a los corruptos del PRI (ay ajá), hasta subirse al transporte público en Zacatecas o esperar en la sala de espera del aeropuerto, porque es como tú, así lo ves todos los días (sarcasmo). Entre selfies, periscopes, videos y tuits para su esposa, intentarán que se te olvide que será candidato del PRI.

Ricardo Anaya

Ricardo Anaya es precandidato a la presidencia por el Frente (PAN-PRD-Movimiento Ciudadano). El panista que logró que Zavala se fuera a la contienda como independiente, ha estado muy activo en su precampaña. En televisión nos dice todos los días que habla inglés y francés (¿pronunciará bien infras, infres, infrestaoctiur?), es un hombre joven en contra del PRI, es nuevo (ah oc).

En sus redes sociales, este hombre que también es muy familiar porque su partido es tradicionalista, se muestra en reuniones, conociendo México, siempre sonriendo pero hay varios puntos que se repiten, así como la canción de movimiento naranja, movimiento ciudadano, que es parte del Frente.

La “mochez” y no hablo del moche, sino de las bendiciones de Dios para sus seguidores, pero te preocupes, él también abraza niños, aunque su favorito (obviamente) es su hijo, porque la familia en México importa, el plus de Anaya es que además de amar a su hijo y levarlo al colegio, es un precandidato joven, así que puede ir a la tirolesa o comer en un puestito de la calle, así como tú, humildemente.

Andrés Manuel López Obrador

AMLO ha parecido el más extremo, ya que lleva más de 12 años en campaña y dos presidencias (según él), pero su comunicación siempre ha sido muy buena a mi parecer. Muchos podrán creer que el señor se veía fuera de lugar en los debates, con sus cifras o declaraciones, pero si pensaste eso, no te hablaba a ti, le hablaba o habla a la gente que quiere escuchar que mañana tendrá un poquito más, que los ricos nos han quitado derechos y que se necesita apoyar a los más necesitados, no olvidemos que sus “viejejitos”, le consiguieron muchos seguidores en la Ciudad de México y claro que en un país donde se rezaga a los mayores de 40 años, no se puede criticar el apoyo que se obtuvo para la gente mayor.

En general la estrategia del señor López Obrador sigue siendo la misma, aunque menos extrema que su antigua comunicación que le hizo perder seguidores después de los campamentos en Reforma. Ahora, López, nos quiere decir que no es tan extremo en su pensamiento (hasta se puede aliar con un partido que apoya al Frente Nacional por la Familia, esos que quieren quemar en la hoguera a los gays y divorciados) y que su apuesta sigue siendo la austeridad, esa que vimos en 2012, sumado a su humilde departamento y sus ideas de no usar el avión presidencial, porque es humilde, como tú.

Este año, sus redes sociales tienen fotos de AMLO comiendo barbacoa, no como los “pirrurris de la mafia del poder”(abuelo, ya nadie dice pirrurris), mensajes que en lugar de proponer, critican, una guerra rara en contra de los medios que “mienten” y uno de sus últimos tuits, sus cortes de pelo y actividades como las de cualquier otro mexicano.
No se nos olvide que él no está en campaña todavía porque no tiene competencia para ser precandidato, ese es “ya sabes quién”.

 

Aún no sabemos si es una falsa humildad la que tienen los precandidatos en redes sociales, pero estaremos esperando qué otras cosas nos regalan para hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *