Monterrey en el ojo de las redes sociales por atentado

Las redes sociales son un arma muy poderosa, para difundir información, pero también para difamar. Esta mañana en Monterrey, Nuevo León un menor entró a su salón de clases con un arma y le disparó a sus compañeros y a la profesora. Las redes sociales lo compararon con el atentado en Columbine, difundieron el video e imágenes con alto contenido de violencia, para después, señalar a Internet como culpable de manipular la mente de los niños.

El problema real no es que un niño haya entrado a su colegio en Monterrey y atentara contra sus compañeros de clase, un hecho lamentable, pero consecuencia de diversas fallas: el sistema educativo, la educación en casa y los tratamientos de salud psicológica. Este caso sólo ejemplifica la violencia que se vive en el país, pero aterrizado a la temática de este blog, ¿qué están haciendo los usuarios de redes sociales cuando señalan, rechazan, comparten u opinan sobre un caso violento?

Monterrey, un ejemplo de violencia compartida

 

El caso en Monterrey es un reflejo de la violencia compartida que vivimos, en el plano social que llega a difundirse a través de las redes sociales. Las redes sociales, al igual que la web, sólo son un medio que puede potencializar la compartición de una noticia, más no son los creadores de la misma.

La apertura del Internet ha permitido que se comparta todo tipo de contenido, sin conservar una línea editorial, seguir lineamientos o estar atado a un compromiso político, pero un grave problema, es la falta de educación digital, misma que debería enseñarse en las escuelas y en la casa. Que un niño tenga un teléfono móvil es inevitable, principalmente porque la digitalización es una tendencia que no se va a esfumar, pero también por los beneficios que trae que un niño esté comunicado permanentemente con su familia.

No se trata de quitarle un móvil a los niños, sino de educarlos. Poniendo como ejemplo el caso de Monterrey, en redes sociales se compartió el video de las cámaras de seguridad de la escuela, imágenes de las víctimas y del mismo agresor. Por un lado, los medios de comunicación con tal de ganar la nota y subir su nivel de engagement en redes sociales, difundieron el video sin importar el contendo violento, la privacidad de las víctimas o la identidad del agresor y por el otro lado, los usuarios de redes sociales se quejaban del hecho pero seguían compartiendo el video.

El doble discurso de las personas ha generado que a pesar de que existe un rechazo social hacia la violencia, la normalización haga que nos parezca correcto compartir este tipo de contenido en el único medio libre para opinar en masa, Internet.

Pensar antes de compartir

La solución principal al problema de lo que se comparte a través de redes sociales es la educación digital, inexistente hasta el 2017 en los planes de estudio de la SEP y UNAM. Mientras eso pasa, una solución inmediata es pensar antes de compartir, estar conscientes de las repercusiones que tiene que los seguidores que tienes en tus redes sociales vean el contenido que estás tentado a compartir. No compartir contenido de fuentes que no tenemos certeza de que sean verdad, comparar con la información que tienen otros medios, pero sobre todo, preguntarse, si tú estuvieras en los zapatos del agresor o sus familiares, de las víctimas, de la escuela o de los compañeros del colegio, ¿te gustaría que alguien compartiera ese video o esas imágenes?

La consciencia del alcance que tienen los medios sociales y los medios digitales es la principal arma para combatir la compartición del contenido “basura” o que no aporta nada positivo, antes de recurrir a medidas de censura en línea.

monterrey-redes-sociales-nuevo-leon

Twitter no está muerto: 6 razones

Muchos mercadólgos han dicho que la vida de la red social del pajarito es corta, pero en mi opinión Twitter no está muerto. Aunque se hable de su muerte y de su poco aumento de usuarios en los últimos años, hay razones para pensar que aún le falta mucho por vivir al creador del microblogging.

Twitter ha pasado por diversos momentos, los cambios en la bolsa, la extensión de caracteres, imágenes, inclusión de GIFs, las primeras transmisiones en vivo desde redes sociales que lo han hecho evolucionar y no desaparecer, como algunos esperaban desde hace unos años. Los anuncios políticos, las grandes campañas, los rumores en redes sociales, la rapidez de la información, la poca censura y el alcance orgánico, me hacen pensar que Twitter no está muerto, a pesar de que algunos mercadólogos y periodistas lo den por hecho.

6 razones por las que Twitter no está muerto

 

1. Políticos en Twitter

Los políticos son parte de su gran estabilidad y ayudan a que todo el mundo tenga los ojos en Twitter. Los ejemplos más claros del uso de Twitter para anuncios políticos en México como la recaptura del Chapo, los cambios en el gabinete, los llamados a mensajes de presidencia, la respuesta y atención a clientes de algunas secretarías y números de emergencia, reflejan la simpatía de la esfera política por esta red social. Además de los “bots” que abundan en la red en busca de mensajes a favor o en contra de algún partido o personaje.

No sólo en México se han aprovechado de los 140 caracteres. En Estados Unidos, el primero en utilizar con fuerza las redes sociales fue Barack Obama en su campaña presidencial y un nuevo jugador ha llegado a la competencia, Donald Trump. Desde el inicio de su campaña política como candidato a la presidencia de Estados Unidos, Trump ha utilizado Twitter para sus más grandes anuncios, peleas con otros mandatarios (entre ellos Enrique Peña Nieto) y declaraciones en contra de Hillary Clinton durante su campaña.

Los mensajes cortos han sido tan potentes que una simple amenaza por parte del presidente electo a las empresas que decidieran invertir en México, logró que Ford cancelara su nueva planta en San Luis Potosí.

2. Grandes Campañas

Empresas como Google, Coca Cola, IBM, HSBC continúan invirtiendo en campañas en Twitter, no sólo porque es un medio más de su media plan sino porque la audiencia que se tiene en Twitter sigue teniendo valor para las marcas. Seguimos viendo tuits promocionados y hashtags muy seguido, lo que me lleva a la pregunta ¿por qué los expertos en marketing siguen gastando en algo que está muerto?
Igual que se pronosticaba que la televisión desaparecería y no sucedió, Twitter no está muerto.

3. Rumores expandibles

Los chismes están a la orden del día y Twitter es la red social que aún se encuentra viralizando el contenido, positivo o negativo. Entre los casos más recientes, logró que Interjet buscara a una perrita que había perdido, ayudó a que los XV años de Rubí se viralizaran y también que la semana pasada se viviera una situación de paranoia en México, después de los saqueos ocurridos tras el aumento a los precios de la gasolina.

Twitter es un arma muy poderosa, aunque no tenga el mismo número de usuarios que Facebook, sigue contribuyendo a la distribución de información noticiosa o hasta un video de Lady Coralina.

4. Rapidez de la información

Los usuarios de Internet estamos buscando continuamente información actualizada. Nunca se había visto tanta rapidez en que una noticia corriera hace millones de personas como lo hace Twitter. 140 caracteres han sido los primeros en informar a cerca de un tiroteo en París, una manifestación en la Ciudad de México o la recaptura de uno de los criminales más buscados del mundo.

Los internautas continuarán premiando la velocidad de la información que ha perdido un periódico (aún en su versión digital), la televisión o el mismo Facebook, por sus cambios en los algoritmos, lo que no significa que sea la mejor opción, por su poco rigor periodístico, pero así se encuentra el mundo digital en estos momentos.

5. Poca censura

Los medios de comunicación siguen líneas editoriales que no permiten la publicación de cierto contenido. Facebook tiene un sistema perfectamente diseñado para que un video porno esté el menor tiempo posible en la red social, pero Twitter no es así. Twitter permite que haya anuncios de sexoservidoras sin necesidad de una edad mínima, que un video íntimo viaje a través del mundo sin ningún límite, pero también que algunos anuncios con información confidencial y contra los gobiernos, como los de Snowden, lleguen a los seguidores en pocos segundos.

6. Alcance orgánico

Facebook es la red social más utilizada por los mexicanos, pero ha sido un dolor de huevos para los marketeros por los cambios en el algoritmo y la necesidad de inversión para tener un mejor alcance. Twitter, por otra parte, ofrece menos publicidad y un alcance orgánico, gracias a su algoritmo más estático. Si se tienen las estrategias correctas, aunque no se tenga inversión en pauta, se pueden lograr publicaciones de gran impacto.

Twitter no está muerto todavía y si bien, no es la red que más utilizan los usuarios de redes sociales en México, según la consultora eMarketer, Twitter es utilizada en su mayoría por usuarios entre 25 y 34 años (dentro de la categoría millennials). Además, se estima que para el 2017 hayan 255.3 millones de usuarios. No creas todo lo que dicen, hay que seguir experimentando con diferentes redes sociales, además de las que ya tenemos.

twitter-no-esta-muerto